en Sin categorizar

Hablemos sobre uno de los grandes protagonistas de las bodas: el vestido de novia. Si eres de las chicas que han fantaseado desde que eran niñas con el vestido de sus sueños, seguramente pensarás que al verlo escucharás música de ángeles que te indicarán que es la elección correcta. Lamentamos decirte que no siempre es así, y como sabemos que elegir el atuendo ideal puede ser una tarea difícil, queremos ayudarte a lograr que luzcas como una reina en el día de tu matrimonio. ¡Sigue leyendo!

5 señales que indican que es tu vestido ideal

El vestido es una pieza clave para ese día que siempre recordarás. Algunas mujeres se sienten tan felices que lloran al encontrarlo; otras, simplemente se sienten tan fantásticas cuando se lo prueban por primera vez, que no hay lugar para las dudas. Sin embargo, hay varias señales que te ayudarán a identificar más rápidamente si vas por el camino indicado en tu selección. Por ejemplo, las siguientes:

1.  Se adapta a la temporada de la ceremonia

Sí, tal vez esperabas una primera señal más romántica, pero, ¡hey, esto también es importante! Antes de elegir un vestido corto para tu fiesta en invierno o uno con demasiada tela para una ceremonia en la playa en pleno verano, ¡piensa si el modelo es indicado! 

2.  Te sientes cómoda usándolo

Muchos te dirán que para ser bella hay que ver estrellas, pero eso no quiere decir que por el supuesto alto costo de la belleza debas estar incómoda. No tienes que ponerte un vestido que te asfixie, que sea demasiado largo para ti o que tenga un escote tan pronunciado que te haga mostrar más piel de lo que deseas. Si cuando te midas el vestido te sientes con la libertad de ser tú, vas por buen camino.

3.  No te lo quieres quitar

Si te miras en el espejo una y otra vez y sientes que no puedes dejar de ver lo hermoso que te queda, ¡dice mucho de lo que deseas! Es tu día especial y no hay nada mejor que sentirse casi tan enamorada del vestido como del novio. Si solo esperas a que todos te vean con esa obra de arte sobre tu cuerpo, ¡ese es el vestido!

4.  El vestido te favorece

Te gusta el escote, tu figura se ve hermosa, el largo de la cola es ideal, te encantan los detalles. No solo es el vestido que siempre soñaste, también te encanta porque realza tu belleza sin sentir que estás disfrazada o incómoda.

5. Lo elegiste tú.

Cuando las novias van a comprar sus vestidos suelen ir acompañadas de sus madres, amigas o demás mujeres importantes en su vida. Sin embargo, queremos recomendarte dos cosas: en primer lugar, asiste preferiblemente con un solo acompañante; y, en segundo lugar, recuerda que la última palabra la tienes tú. Cuando tomes la decisión final, tu corazón lo sentirá. No desestimes la opinión de quien te acompaña, pero déjate guiar también por tu voz interna, que siempre tiene la razón.

Más allá del romanticismo propio que gira en torno a la elección del vestido, hay muchos otros detalles que te permitirán asegurarte de que has escogido el vestido de novia perfecto para ti. ¿Ya tienes el tuyo?

PUBLICACIONES RECIENTES